Jordi Sanahuja


BREVE BIOGRAFÍA PERSONAL

Psicólogo general sanitario.
Terapeuta Gestalt.
Terapia individual para adultos, terapia de pareja y familiar en el ITG Castellón.
Docente en la Formación en Terapia Gestalt y en «Gestalt y Familia» en el ITG Castellón.

Conductor de grupos de terapia con experiencia de más de 15 años.
Conductor de grupos de hombres.
Máster en Drogodependencias.
Profesor asociado en el departamento de Psicología Evolutiva en la Universitat Jaume I de Castellón.

¿Qué aficiones tienes? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Me gusta mucho pasear por la montaña, con amigos, mi familia y mi perra. Encontrarme con gente. Los conciertos de casi todo tipo de música. Practicar algún deporte; me gusta mucho el tenis y también correr. Disfruto de la comida y de las cosas sencillas.

 

¿Cómo has llegado a ser terapeuta?

Por necesidad personal. Ya era psicólogo cuando pasé por una situación que me desestabilizó y los consejos no me servían; una amiga había empezado la Formación en Terapia Gestalt y me explicó lo que allí hacía; me interesó y probé asistiendo a un taller. Me fue muy bien, me sentí muy identificado con esta forma de trabajar que da sentido a mi trabajo, por ello quise formarme como terapeuta.

Ahora estoy encantado con la Terapia Gestalt y la aplico en los diferentes lugares de trabajo en los que participo, con resultados muy satisfactorios.

¿Cómo entiendes el sufrimiento humano?

Me cuesta mucho entender los motivos que causan el sufrimiento, pero, como dice Terencio, «nada que sea humano me es ajeno». Sé que puedo apoyar a personas que sufren y juntos podemos atravesar ese sufrimiento. Me identifico mucho con el concepto de compasión (como interés y las ganas de hacer algo por los demás y sus emociones), concepto que me genera las ganas de comprometerme con el otro.

 

¿Cómo imaginas el futuro?

Depende del momento; en algunos momentos me frustro y pienso que cada vez estamos peor, y en otros momentos me ilusiono viendo a personas que se emocionan, que comparten ideas y ponen en práctica valores solidarios, de compromiso mutuo, inspirados por el amor, que es lo que nos hace más personas. Confío en el contacto entre las personas porque nos hace mejores.